Aborto Espontaneo

Cuando una mujer se encuentra embarazada y de pronto se expulsa al feto antes del final de las 28 semanas de gestación se encuentra ante la presencia de un aborto involuntario, la Organización Mundial de la Salud define al aborto espontáneo como la expulsión espontánea de los productos ovulares que pesan menos de 500g, después de los plazos mencionados nos encontramos ante un parto prematuro.

La amenaza del aborto espontáneo se manifiesta por una secreción vaginal, más o menos abundante que en ocasiones va acompañada por contracciones uterinas, con dolores similares a los experimentados durante la menstruación. El examen con un espéculo confirma que la sangre proviene del útero, además verifica que el útero se encuentra agrandado, el cuello reblandecido y en ocasiones ligeramente abierto, la ecografía se encarga de confirmar los controles del embarazo, por ejemplo se encuentra ante la amenaza de aborto cuando la frecuencia cardíaca no ha cambiado y cuando la cantidad de líquido amniótico es o muy bajo o muy excesivo, es decir cuando no se encuentra dentro de los límites de lo normal.

En casos de amenaza de aborto, se le requiere a la mujer el guardar absoluto reposo en cama, generalmente acompañado por la prescripción de antiespasmódicos. Además, el médico evaluará la vitalidad del óvulo por medio de un ultrasonido.

Cuando deja de ser una amenaza y se presenta el aborto espontáneo los síntomas incluyen una fuerte hemorragia y contracciones uterinas dolorosas, además el cuello se encuentra más dilatado de lo normal, la ecografía muestra anormalidades importantes, como la no existencia de actividad cardiaca o movimientos activos, a veces la imagen demuestra que el embrión ha desaparecido por completo.

Luego de abortar de manera espontánea, y una vez que la expulsión se ha completado, la evolución de la mujer es rápida y sencilla, las principales complicaciones se dan al momento del aborto como la presencia de una hemorragia grave o la presencia de infecciones. Se incluye un riesgo bajo si es que se ha producido durante los primeros 3 meses de embarazo.

Las causas de un aborto espontáneo son diversas y dependen de la condición particular de cada mujer, sin embargo, este tipo de aborto, generalmente se debe a una causa ovular, donde se incluye una aberración cromosómica que causa la malformación del huevo, o por una infección amniótica. Cuando la mujer ha experimentado varios abortos espontáneos, generalmente la causa es materna, y puede incluir anormalidades morfológicas del útero o del endometrio, por ello el médico se encargará de buscar la causa, tratarla y evitar así la recurrencia.