Pastillas para Abortar

Generalmente la intervención médica para efectuar un aborto va acompañada de pastillas para como abortar. Estas pastillas se usan para inducir un la terminación del embarazo donde la mujer puede estar en su casa y sin necesidad de terminar directamente con el feto a través de un procedimiento quirúrgico.

La mifespristona es la sustancia activa de la llamada “pastilla del aborto”, se trata de una antihormona que bloquea los efectos de la progesterona, su estructura molecular es similar a la de las hormonas de esteroides y se une a los receptores de progesterona. Es decir, se asemeja a la progesterona, pero tiene el efecto opuesto.

Para conocer el mecanismo de esta pastilla para abortar, es necesario aclarar las acciones de la progesterona. La progesterona es la hormona producida por el cuerpo femenino y se encarga de transformar el revestimiento del útero para que el óvulo fecundado pueda llegar a implantarse, es pues esencial tanto para la implantación como para el mantenimiento del embarazo.

Es así que la toma de mifespristona, presenta una antiprogestina que bloquea los receptores de progesterona en la mucosa, impidiendo así su acción, razón por la cual se presenta un ablandamiento del cuello del útero, aumentando la contractilidad del músculo uterino, lo que promueve el desprendimiento del embrión.

El aborto con esta pastilla debe realizarse bajo la supervisión del ginecólogo o del médico general, este método no debe ser utilizado más allá de las siete semanas después de la última menstruación. Se usa como una alternativa cuando el embarazo se encuentra en un estado temprano, además que entre más pronto se tome será mejor la efectividad. Los efectos de esta pastilla son los similares a los de un aborto involuntario, la diferencia es que ha sido inducido a partir de la toma del medicamento, el método ha mostrado ser eficaz en un 98% de los casos, y la mujer debe ser revisada por el médico para asegurar que no existan complicaciones.

Esta pastilla ha llegado a cambiar la realización de los abortos terapéuticos, ya que gracias a la mifespristona el cuello uterino se prepara, y el músculo facilita las contracciones para dar lugar a la expulsión del feto. Generalmente se prescribe la toma unos dos días antes de la hospitalización prevista para el aborto. Si el feto muere espontáneamente, y se da una muerte fetal en el útero, es necesario acelerar el trabajo y expulsar los restos fetales para evitar la presencia de infecciones.

En algunos países se permite el aborto con una combinación de píldoras, como la ya mencionada mifespristona en conjunto con la prostaglandina, usada para intervenir en la respuesta inflamatoria y que provoca la contracción del útero de la mujer. Esta combinación es permitida hasta el día 49 de gestación, es decir 5 semanas después de la fertilización o bien 3 semanas de ausencia de regla.

Es de mencionar que el aborto con pastillas ha sido una de las opciones más elegidas por las mujeres, cuando tienen la posibilidad de optar por el método, ya que se mira como un método más natural para como abortar.